PSICOLOGÍA DE LA REPRODUCCIÓN

Madres recientes

El cambio que sucede en nuestras vidas cuando llega un nuevo miembro a ella, a veces no es fácil. Son muchas las madres que pese a lo mucho que quieren a su hija o hijo se sienten agobiadas con la nueva situación.

Si es tu caso, eres madre desde hace poco y te sientes nerviosa, triste, malhumorada, culpable por volver a trabajar, o ni siquiera sabes bien como te sientes pero consideras que necesitas apoyo, aquí podemos ayudarte.

Contacta con nosotras.

 
  •   Sesiones de 1 hora.
  • Si es necesario para que puedas atender a tu bebé, te visitamos en tu domicilio.
 

Mujeres o parejas en tratamiento de reproducción asistida

La dificultad de tener hijos, cuando existe un deseo claro de tenerlos, resulta ser una de las situaciones más difíciles que debe abordar tanto la persona como la pareja afectada. Ante esta situación, en muchas ocasiones, se sufre angustia y frustración.

Si estás en tratamiento de reproducción asistida o te planteas iniciar este proceso y te sientes triste, nerviosa, agobiada por la incertidumbre de qué pasará, discutes con tu pareja por las decisiones a tomar, no sabes si contarlo a tus conocidos/as, etc. podemos ayudarte a sentirte mejor durante el proceso.

Contacta con nosotras.

 
  • Atención individual o de pareja.
  • Profesionales especializadas en Psicología aplicada a la Reproducción Asistida.
 
 

 Al igual que todas las ciencias y todas las valoraciones, la psicología de las mujeres hasta ahora se ha considerado sólo desde el punto de vista de los hombres. | Karent Horney 

 Una persona al descubrir ser amada por ser como es, no por lo que pretende ser, sentirá que merece respeto y amor. | Carl Rogers 

 No tengo que hacer nada para que me quieran (el amor de la madre es incondicional). Todo lo que necesito es ser su hijo. El amor de la madre significa paz, no hace falta conseguirlo, ni merecerlo. | Erich Fromm 

 Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento. Viktor Frankl   

 

Back to top